24 de enero de 2006

Reflexión...


Por alguna razón en los últimos días he tenido un exceso de reflexividad, me he puesto a ver para atrás y para adelante, también para los lados. Le comentaba a Depeco ayer acerca de lo que mi psicólogo llama Testigo Observador, que es una herramienta muy útil para juzgarnos a nosotros mismos (una de las cosas más complicadas en la vida, porque tendemos a creernos casi perfectos) y también para descubrirnos porque nunca llegamos a conocernos completamente (no a los demás, sino también a nosotros); el testigo observador consiste simplemente en vernos a nosotros mismos en otra perspectiva, es decir, en tercera persona, tratando de ser objetivos sobre lo que descubramos, pudiendo así descubir defectos y virtudes que conforman nuestra personalidad, lo cual nos ayuda mucho a cambiar actitudes poco convenientes o agradables, así como aquellas que desaprobamos.
Ese testigo observador se me ha acentuado de tal manera que no sólo lo hago conmigo misma sino con los demás, lo cual me ha hecho reparar en algunas cosas, me he dado cuenta de que muchas de las personas que tengo a mi alrededor han cambiado muchas cosas en su personalidad, cosa que en cierta forma es lógica cuando esa persona se rodea de otras que no la aceptan, porque supongo yo que se trata de un mecanismo de defensa que busca aceptación, pero cuando las personas son aceptadas aún mostrando sus verdaderas personalidades ¿por qué entonces se esconden tras los muros?. Esos recientes cambios que he podido observar en algunos conocidos me han hecho pensar que razón tenía Raquel (mi mejor amiga) cuando me decía hace unos cuantos meses algo como esto: "...hay amiga es que tú eres muy pendeja en la vida con algunas cosas, la gente no cambia, la gente es coño e' madre y en algún momento se destapa, mostrándose tal como es....", claro no siempre los cambios o "destapes" reflejan cosas malas, pero este descubrimiento quizás tardío me ha hecho sentir que "...mientras más conozco a la gente más quiero a mis perros...".
Por cierto que últimamente y gracias a mi etapa hiper-reflexiva he podido recordar lo mucho que me gusta la tranquilidad, la soledad, la compañía de mis perros y de un libro, sentarme a mirar al mar pensando en cualquier cosa, mirar al techo con la luz apagada, mi espíritu ha aprendido de nuevo a recrearse con las cosas simples como diría Jaime Sabines, incluso he recuperado la inspiración para escribir, estoy muy contenta, aunque la verdad también espero superar esta etapa pronto, porque eso de estar físicamente en un sitio y mentalmente en otro, no siempre es bueno.

7 comentarios:

Virginia dijo...

Todos pasamos por lo menos una vez en la vida por esa etapa. Y no quiero bajonearte pero yo cai una vez en eso hace mas de 5 anos y todavia no salgo de ello. Pero tranquila, logras acostumbrarte, ademas de ser muy provechoso ya que vas evolucionando como persona.

Rigoberta dijo...

Comparto con Virginia eso de que todos pasamos en la vida por esa etapa...
Yo por lo menos, siempre buscaba la companía de personas, amigos novios panas...cualquier cosa antes que quedarme sola...
Tuve que venir a vivir a otro país, y estar sin mis panas sin mis amigos y sin novio para aprender a valorar la soledad...
En unos de mis libros de Zen leí que uno se queda realmente solo cuando se pierde a uno mismo...
Y me parece que es una gran verdad...
Disfruta tus momentos contigo misma, es uno de los tesoros que absolutamente NADIE te puede quitar...

Jordi dijo...

Muy interesante tu post.....ahora toca meditarlo...


saluditos linda.

Lycette Scott dijo...

Virginia Bueno yo tengo esto acentuado desde hace un tiempo para cá, pero es probable que me dure un buen tiempo.
Rigoberta Sí disfruto mucho estos momentos a solas conmigo misma, sólo que a veces también es bueno tener otro tipo de compañía.
Jordi Hola Jordi, medítelo y luego me cuenta como le fue... jejejeje. Saludos para tí también

annya dijo...

Parece k estamos pasando por esa misma etapa de reflexión, donde todo es cuestionado, analizado e interpretado... a veces somos solo meros observadores de la vida y de lo k pasa enfrente de nosotros, ahora no solo observamos sino k analizamos y reflexionamos... toda etapa pasa, la de ser ligth, la de meditar, la de querer cambiar, la de soñar... sin embargo cada etapa nos deja algo valioso y de lo k aprendemos bastante logrando conocernos un poco más a nosotros mismos, pork es cierto cada persona es un mundo aparte y por eso mismo hasta para nosotros mismos nosotros somos una gran incognita...
Lo importante es k aprendamos de errores, fracasos, alegrías, premios, amistades... y k seamos cada vez mejores personas.

Lycette Scott dijo...

Hola Annya, pues sí aparentemente estamos pasando por una etapa muy similar y, tienes razón lo importante es aprender de cada cosa que nos sucede en la vida, porque todo tiene su razón de ser...

Diego Manuel dijo...

Hola te escribo desde www.diegomanuel.com.ar

Se que tienes una imagen de una pintura mía en tu blog.

Quizás quieras comprar la pintura original.(el ojo)

o comprar una estampa firmada (30 x 42 cm) de esta pintura, precio: 45us$.

Aprovecha esta oportunidad

Muchas gracias por tu interés y promoción de mi arte.
Diego Manuel
contact@diegomanuel.com.ar

Publicar un comentario

Este es un espacio libre, en el cual puede expresarse a gusto y placer, por favor, conserve el buen vocabulario y el respeto hacia la autora y/o los demás lectores.
¡Muchas gracias!
Bienvenid@