18 de marzo de 2007

Excluidos


En el camino de la vida voy fluctuando entre sentimientos encontrados que me hacen experimentar diferentes sensaciones cuando de exclusiones sociales se trata y es que no siempre me cuadra el cuentico de que los pobres excluidos sin oportunidades, viven oprimidos por las clases altas y me explico a los fines de no ser linchada por el comentario anterior: En mi casa por ejemplo, es necesaria una señora de limpieza que trabaje los cinco días de la semana y no es cuestión de gusto, sino de que mi madre y yo pasamos la mayor parte del tiempo en el trabajo y es poca la oportunidad que tenemos de realizar labores domésticas; pues bien, después de mucho buscar entre señoras y señoras, conseguimos a esta muchacha una colombiana muy educada en quien decidimos confiar.

La muchacha tenía las llaves de la casa, porque llegaba y salía sin que nosotros estuviéramos en casa, lo cual le facilitaba mucho las cosas porque no tenía un horario que cumplir, adicionalmente ella venía tres días a la semana entre los cuales repartía las labores de limpieza, lavado y planchado de la casa (acuérdense que no hay nadie en casa así que no se ensucia), otros dos días venía únicamente a recoger los periódicos de los perros y limpiar el área del balcón con cloro, estos días ella trabajaba en otras casas y pasaba por la nuestra cuando iba de salida sólo para hacer esto. Estas labores le ganaban a la misma un sueldo mínimo, ello sin contar con que como es debido se le pagaba aguinaldo en diciembre, bono vacacional y tenía sus correspondientes días libres en fechas feriadas, diciembre (que se fue 15 días), carnaval y afines. ¿Cuál fue la respuesta? Pues bien, un buen día mi mamá y yo comenzamos a notar como la comida iba faltando, así como artículos de baño y otras cosas, cada vez más y más, todo comenzó cuando nos dimos cuenta de que en un día se habían acabado 4 pechugas de pollo y medio kilo de queso, así que comenzamos a sospechar; en efecto, la muchacha de servicio estaba haciendo mercado en la casa. Adicionalmente, después de sus vacaciones decembrinas en las cuales se fue supuestamente muy agradecida porque mi mamá le había dado 4 veces más aguinaldo que en las demás casas en las que trabajaba y en algunas ni siquiera le dieron nada, la niña regresó limpiando muy mal.

Es el caso, que cada vez más acentuado el problema de los hurtos, la limpieza que ya no era la misma y adicionalmente faltaba cada vez más, mi mamá la interpeló y le dijo que ella sabía que se estaba llevando las cosas y todo lo demás, pero que ella entendía que la chama necesitaba el trabajo y le iba a dar otra oportunidad. Pues bien, la muchacha muy agradecida porque ella necesitaba el trabajo juró y perjuró que todo iba a cambiar, pero no fue así, hasta que esta semana en la que no vino casi ningún día, mi mamá optó por despedirla definitivamente.

Entonces, me pregunto yo ¿cuáles son los excluidos? si de este rollo de las señoras de servicio tenemos mucho hilo que cortar y este ha sido uno de los mejores casos que hemos tenido ¿qué está esperando esta gente? es una falta de cultura de trabajo y un deseo insaciable de obtener las cosas regaladas y no a fuerza de trabajo. Si tú le das una oportunidad a alguien y no la aprovecha, entonces no estás excluyendo a esa persona, sino que esa persona se está auto excluyendo. Esa es la situación, así que cada día me cuesta más creer que la gente no surge por falta de oportunidades... a veces las oportunidades se dan, pero la gente no las aprovecha.

20 comentarios:

ZETA dijo...

Efectivamente..... es asi, coincido completamente con tu post, mi viejo le pasa exactamente lo mismo... obreros que hacen en un semana mas de un millon de bolivares, solteros, sin responsabilidades y llegan el lunes pidiendo dinero para almorzar o se roban las cosas del taller... terrible, excluidos?? o autoexcluidos!!! he ahi el dilema......... saludos

Tesne dijo...

Te entiendo pues en mi casa hemos cambiado muchas veces de muchachas por motivos muy similares; ahora está el agabante que nadie quiere hacer ese trabajo (es algo ingrato) porque inscribiendose en una misión o algo así ganan lo mismo.

Esto que te cuento no solo pasa en la casa, cuando estaba en la empresa muchos de los proveedores con los que hablé tenían quejas similares, pues no encontraban gente que quisiera trabajarles (obreros) y los que lo hacián, eran borrachos, flojos, irresponsables, drogadictos ó todas juntas.

JESSE dijo...

Uppppssss!!! pues hasta corrieron con suerte, imaginate que les hubiera robado joyas o algunos aparatos electrónicos en vez de comida, yo les aconsejo que no solo la despidan, sino que cambien las combinaciones de la cerradura de su casa! quien les asegura que no vuelve con otras NEGRAS intensiones.

saludotes y un beso en su mejilla izquierda.

No uso Ropa Interior dijo...

Eso de auto excluyendo es una verdad con mucha propiedad, yo no entiendo por que cuando mejor tratas a las servicios peor se portan ellas.

P.D. si necesito empleo voy hablar con tu mama y es que coño hija, con el sueldo y los aguinaldos que pagan y los días libres que dan, tan solo a las servicios de ustedes se les ocurre morder de la mano que leda de comer.

Fantasma dijo...

El problema con este cuento es que finalmente uno se va poniendo desconfiado y pagan justos por pecadores. mucha gente necesita realmente trabajar y son honestas pero finalmente caen en el mismo saco. hay que tener fe en la humanidad y seguir creyendo que aun hay gente linda en este mundo.

jose luis dijo...

Esta bello el nuevo look del blog. Saludos desde las islas Canarias, España

CABINA AÉREA dijo...

Negrita, me uno a José Luis (Bello new look)....sobre el tema, es paradojicamente cierto...una mezcla de viveza criolla, resetimiento social y falta de vigilancia (demasiada confianza)
Besos

Luis dijo...

...que triste...

La Gata que Ladra dijo...

Pienso que este no es un problema de exclusión, si no definitivamente de cultura. La exclusión, a mi modo de ver, implica otras cosas, mucho más graves, profundas y complejas.

Sin embargo, ciertamente hay un problema cultural aquí. Algunos somos extremadamente confiados y no establecemos modos de control ni titubeamos a la hora de ser espléndidos, con lo que le ponemos en bandeja de plata a los abusadores o "necesitados" las herramientas para que se aprovechen de nosotros. Y por otro lado, el facilismo, el comodismo y sobre todo la ignorante convicción de que merecemos siempre más de lo que tenemos por gracia divina, cosa que nos arrastra a la envidia, al desagradecimiento y la ambiación desmesurada.

Pero bueno, todo esto sirve de precedente, seguro, la próxima oportunidad les irá mejor.

Besos que ladran!

mra0923 dijo...

yo siempre he pensado que la gente mala opaca a la buena... hay MUCHA gente onesta q solo quiere trabajar. por lo menos, nosotros tenemos a una señora que nos limpia desde hace mas de 10 u 11 años, en ese tiempo me he mudado 3 veces y en los 2 apartarmentos nos ha limpiado siempre la misma señora, ahora nos limpia sus 2 hijas. y si hay alguien honesta es esa familia... nunca se ha perdido nada y eso q nosotros somos el colmo del desastre. mi mam por ejemplo deja dinero regado por toda la casa y siempre lo ponen en la mesita de noche de ella.

pero como ocurre con las mujeres de servici ocurre en todos lados, hay gente q se "lleva" las cosas d ela oficina para mi es exactamente lo mismo. o son lo llegan 1/2 hora tarde y se van 1/2 hora mas temprano

es cuestion de CULTURA.

y ese es el principal cambio que necesita el pais

Francisco dijo...

Hola mi Negra, ¿cómo estás? yo pensaba que esto se daba sólo por acá, pero parece que es un problema continental.

¿No será una herencia cultural de nuestros "descubridores"?

Acá le llaman "ingenio del chileno" al hecho de ganarse el sueldo por ejemplo "sacando la vuelta" ( evitando el trabajo); o bien el no hacer un trabajo como corresponde, en fin , tantas maneras de querer engañar a quienes hay que agradecer que ponga su confianza en nosotros.

Una tremenda pena todo eso , mi querida Lycette.

Un beso desde Chile Lindo.

alfredo447 dijo...

Excluídos ellos mismos. Y en verdad saliste caballo blanco porque hay historias e historias sobre muchachas de servicio.

Es dificil confiar en alguien. habrá que darse uno mismo otra oportunidad.

Najjelem dijo...

Bueno se han escuchado muchos casos de estos y por eso antes de decidir hacer eso de contratar a alguien es mejor pensarlo muy bien y contratar a alguien de muuuuuuuuuucha confianza sin importar que la casa quede mal aseada!

Andrew dijo...

Hi.
Para contratar a una persona que te te limpie la casa, te cocine, etc; hay que desconfiar bastante porque no la concemos muy bien, creemos que es muy buena persona pero no es asi, porque nunca terminamos de conocer a la persona.
No hay que confiarnos mucho de ese tipo de personas y peor cuando le das confianza, al final te pagan mal, porque la mayoría son personas que ni siquiera han estudiado y no tienen una cultura, ni saben lo que es respeto.
Creo que con ese tipo de personas hay que ser muy duro, asi como los que trabajan en una oficina o en una empresa cuando el jefe te trata mal porque las cosas las hicistes mal y te bota, que oportunidad ni oportunidad, a la calle, despedida. Porque si les das oportunidad, peor es, en fin.
Bye.

Martha Beatriz dijo...

Yo recuerdo el post de la maga donde hasta golpeada salió. Es por ello que quizás mi casa sea la mas fea de Miami y la peor arreglada pero NO CONTRATO PERSONAL de servicio. Con la experiencia de mis padres con este tipo de gente m- admito que hubo excepciones - me bastó para decidir prescindir de ellas, a veces la cosa es tan simple como contar intimidades de la familia en los otros sitios donde van. Espero tener salud para mantener mi decisión de por vida. Un abrazo, negra!

Anónimo dijo...

cueldas de ezcualidos ce les hacabo la manguanguita de las kachifas y demas er comandante mesmo los ba a poner a hustedez de cerbisio haora jajajajaja

hiris barela

Bexza dijo...

100% de acuerdo, mejor no puedo ser este post...
Y claro q hay miles de cuentos de estos, lamentablemente se "auto excluyen" y aunque no sean todas, ya uno se va poniendo a la defensiva...
Y asi es en todos los ambitos, cuesta encontrar mano de obra honesta y responsable...
No es ninguna "clase excluida" es una "clase floja"...

Lycette Scott dijo...

Zeta es bien complicado el asunto..
tesne En mi trabajo pasa algo similar, es un problema generalizado.
Jesse Gracias por el consejo te hice caso porque tenías razón, es mejor prevenir.
No uso ropa interior No es cuestión de trabajar con mi mamá, sino que son los derechos que teienen como trabajadoras, deberían respetárselos.
Fantasma Tienes mucha razón, lo complicado es conseguir esa gente honesta...aunque sí las hay.
José Luis Muchísimas gracias.
cabina gracias por lo de look y con lo otro, debo reconocerlo...tienes razón.
Luis de acuerdo contigo.
Gata chama no tengo nada que decir, sino que estoy de acuerdo contigo en todo lo que dices.
Mariel nosotras tuvimos una señora así, la queríamos mucho pero se enfermó y no pudo seguir trabajando.
Francisco es triste saber que es un problema generalizado en el continente :S
Alfredo Te creo porque de esas historias tengo mucha tela que cortar.
Najj ese podría ser un problema porque mi mamá es medio maniática de la limpieza.
Andrew Lo que pasa es que a veces es complicado ser duro con las personas.
Martha bueno esa es una medida un poco extrema...nosotras estamos a punto de hacer algo así.
Anónimo jajaja que imbécil.
Betxza eso mana, clase floja...pero no todos

Oswaldo Aiffil dijo...

De esa cabuya todos tenemos un saco...problema cultural al parecer, eso de morder la mano que te da de comer. Las historias abundan Liz. Un beso!!

Lycette Scott dijo...

Tú lo has dicho: cría cuervo y te sacarán los ojos

Publicar un comentario

Este es un espacio libre, en el cual puede expresarse a gusto y placer, por favor, conserve el buen vocabulario y el respeto hacia la autora y/o los demás lectores.
¡Muchas gracias!
Bienvenid@