10 de junio de 2007

La Emboscada - Tulio Hernández

Artículo publicado en el cuerpo Siete Días, del diario El Nacional el día de hoy:

La semana que hoy concluye ha ratificado de manera absolutamente transparente la naturaleza del régimen cívico-militar que nos gobierna, las perversas concepciones que tienen sus dirigentes sobre la política y las instituciones democráticas, y, sobre todo, ha puesto en evidencia la pobreza intelectual, el dogmatismo y el simplismo moral sobre el que se ha venido edificando la llamada "revolución" bolivariana.

La gota que rebasó el vaso y ha acelerado la caída de los residuos de la máscara democrática del presidente Hugo Chávez y sus más inmediatos seguidores ha sido la persistencia de las protestas de calle generadas por los estudiantes universitarios en repudio al proceso de estatización del espectro televisivo y, de manera muy especial, la descomunal marcha de las universidades nacionales realizada el pasado miércoles 6 de junio, sin lugar a dudas, una de las más grandes movilizaciones de masas que se recuerde en la historia del movimiento estudiantil venezolano.

Demostrando de manera contundente la fuerza que tienen la protesta popular cuando se realiza de manera responsable y continuada, el novedoso movimiento estudiantil venezolano ha logrado dos cosas al mismo tiempo. Primero, sacar de sus casillas al Presidente de la República generándole uno de los más severos ataques del "priapismo comunicacional" –Pasquali dixit– que padece y obligándole a batir sus propios récords en lo que a obligar el país entero a escucharlo por la fuerza se refiere.

Y, en segundo lugar, le ha asestado severos golpes a la estrategia oficial de no reconocer la existencia del país que le adversa y no concederle el más mínimo espacio de respeto a ninguno de los sectores que expresan su oposición. El primer golpe fue el de, burlando el acordonamiento policial que les impedía el paso, lograr movilizarse hasta el Tribunal Supremo de Justicia y hacer que una comisión de estudiantes fuera escuchada por un grupo de magistrados de la más importante institución judicial del país.

El segundo, con una multitud eufórica como respaldo en las calle vecinas, presentarse en la sede del Ministerio Público y hacer que el propio fiscal general de la Nación escuchara las denuncias y exigencia de los dirigentes estudiantiles junto a las autoridades del Universidad Central de Venezuela. Y, el tercero, hacer escuchar una voz disidente en uno de los espacios más sectarios de la institucionalidad pública venezolana, la Asamblea Nacional.

Y ha sido allí, en la Asamblea Nacional, y en la manera como la bancada oficialista –la única existente y dominante– intentó entrampar a los estudiantes que pelean en las calles contra la eliminación del pluralismo informativo, donde mejor se explica cómo entienden la política y cómo manejan las instituciones los ideólogos del proyecto bolivariano.

En lugar de permitirle a los estudiantes ejercer el derecho de palabra que legítimamente habían solicitado, los diputados oficialistas, en lo que suponían sería un ardid genial, intentaron montar una suerte de circo romano en lo que prometía ser la cayapa del siglo –barras rojas rojitas, intimidación policial, claques cuidadosamente preparadas, intervenciones posteriores de los diputados– y en el que se pondría en escena como bien vimos un estudiado ejercicio de descalificación moral –"niños bien", "lacayos del imperialismo", "traidores a la patria" – que es la táctica de debate por excelencia del sector oficial.

Pero no hubo espectáculo en la arena. Los diputados y su público se quedaron con las ganas de ver sangre porque los jóvenes estudiantes no gobierneros, en un arriesgado pero contundente giro de última hora, entendieron a plenitud la emboscada e hicieron presencia en la sala no para participar de la comedia sino para rechazarla recordando que su solicitud no había sido cumplida –habían solicitado un derecho de palabra y no un debate con el sector oficial– por lo que abandonaron la sala no sin antes leer el primer mensaje opositor que ha sido transmitido en cadena oficial.

Lo que vino después fue Goliat contra David. Un largo y deplorable monólogo. Una muestra de cinco jóvenes bolivarianos, especies de réplicas o clones juveniles de Hugo Chávez, hablando como adultos moralistas, fueron pasando uno a uno a exhibir una extensa saga de lugares comunes, seguramente memorizados en las páginas de Los conceptos elementales del materialismo histórico o cualquier otros texto de autoayuda marxista, para demostrar la supuesta ilegitimidad de la lucha de los estudiantes demócratas.

Quedó claro: que los diputados oficialistas no respetan al pueblo salvo cuando está a su favor; que se burlan de las instituciones democráticas y las manejan a su antojo; que usufructúan de manera ventajista y aplastante contra el adversario los recursos del Estado; y, que creen que los demás son pendejos.

TULIO HERNÁNDEZ- SOCIÓLOGO

7 comentarios:

Martha Beatriz dijo...

Excelente este artículo, me quedo con el " creen que los demás son pendejos" . Gracias negrita ten'ia tiempo que no leía a Tulio Hernández.

Daniel de Witt dijo...

Habría que preguntarse por qué la Asamblea es monocolor. Y la respuesta es que la oposición cometió el garrafal error de no presentarse a aquellas elecciones.
Por otra parte es muy curioso: los argumentos de los estudiantes opositores, son valederos para el autor del artículo, pero los argumentos de los oficialistas son "textos de autoayuda marxista".
En todo caso, sería lo mismo que decir que lo que dicen los estudiantes opositores son "textos suministrados por la CIA".
¿Quienes son los que descalifican?
La conclusión es que no aprendieron nada. Ni del sabotaje petrolero, ni de las guarimbas, ni de abril de 2002, ni de la retirada de las elecciones.
Y no lo digo por los estudiantes, que en su mayoría no son más que elementos manipulados por un interés superior, que nada tiene que ver con la defensa de la libertad de expresión, sino más bien todo lo contrario.
El tema es que la oposición no tiene a nadie para oponerse seriamente a Chávez, y entonces, en una maniobra que deja a la luz su debilidad, apela a los estudiantes.
Y lo triste es que luego del seguro fracaso al que llegarán, sólo lograrán desanimar a esos jóvenes, cuando muchos de ellos deben tener la saludable intención de participar.
Mis preguntas:
¿No se dan cuenta quienes se oponen al gobierno, que con este tipo de cosas, sólo consiguen radicalizarlo más? Esta es una básica lección del materialismo dialéctico, que tanto desprecia el autor.
¿Es tan difícil advertir que el proceso no tiene vuelta atrás, y que la oposición debiera consistir en mejorar el proceso y no en el estéril intento de destruirlo?
Por ejemplo: en lugar de oponerse al cierre de RCTV, la oposición debiera demandar que TVes sea una televisora de excelencia. Y allí sí pondría en un compromiso al gobierno.
Pero confluyendo en los intereses con lo más rancio de la oligarquía venezolana, verdaderos "culpables" de que Chávez exista, aquellos opositores bienintencionados, que seguro los hay, pierden legitimidad.
¿Es tan difícil?

LuisBond dijo...

Holaa! Gracias por el articulo, si no lo leo aki ni idea... Esperemos ke el movimiento estudiantil no se pierda y ke tarde o temprano, logremos alguna clase de progreso con toda esta situacion...

saludos!!

metacid dijo...

A veces una retirada táctica y un poco de paciencia son las mejores consejeras.

PD: señor que dice que el proceso ya es irreversible, si habla de la destrucción del país créame es reversible, si habla de un proceso político llamado el proceso, seria conveniente que me explicara que es y con menos de 50 palabras hasta los momentos nadie que yo conozco sabe la respuesta. Te pido solo 50 palabras, con un concepto por que la democracia es tan compleja y tan simple que hasta los niños la practican.

Democracia es un sistema de organización, que adopta formas variadas, en el que las personas que la integran tienen la posibilidad de influir abiertamente y de manera legal sobre el proceso de toma de decisiones, solo 35 palabras y es el concepto de Wikipedia.

P/S: no es que cierren un canal, es que de la misma forma lo harán con cada uno de nosotros.

Daniel de Witt dijo...

METACID: Coincido con la definición de Wiikipedia.
Ahora vamos a analizarla.
Wikipedia dice que "la democracia adopta formas variadas". Precisamente, lo que ocurre en Venezuela y que yo llamo "proceso", es el paso de una democracia burguesa a una democracia participativa, que según Chávez, será bajo el modelo económico socialista.
Yo lo llamo "proceso", porque aún no es una revolución. En todo caso, el proceso puede desembocar en una revolución, pero eso está por verse.
Y tampoco lo llamo "gobierno", porque ello implicaría "gobernar" lo establecido, y lo que se busca es cambiar lo establecido.
Wikipedia dice: "en el que las personas que la integran tienen la posibilidad de influir abiertamente y de manera legal sobre el proceso de toma de decisiones". Eso ocurre en Venezuela.
Desde la óptica de la democracia representativa, hay elecciones. Si la oposición no se presenta a las legislativas, es su problema, no de Chávez. Por supuesto que las mayorías tienen más poder que las minorías. Eso ocurre en todos lados. Por ejemplo, en mi país hay 4 o 5 diputados de izquierda radical, y como son minoría, apenas pueden influir en las decisiones.
Y nadie por eso acusa al gobierno de aquí de "antidemocrático".
Y con respecto a tu comentario de que se está "destruyendo el país": es verdad.
Se está destruyendo el país que provocó el caracazo, por ejemplo.
Y en su lugar, con aciertos y errores, con idas y venidas, se está intentando construir otro distinto.
Es mucho más oportuno, beneficioso y práctico participar en la creación de ese nuevo país, que alinearse con los intereses de los oligarcas, únicos perjudicados por Chávez, pero que tienen la habilidad de involucrar a sectores medios en sus demandas sectarias.
Te dejé respuestas en tus dos mensajes en mi blog.

Almy dijo...

Bueno saber que hay muchos en contra la direccion en que vamos y pocos por Chavez su socialismo viciado.
Aunque hay razones suficientes y valederas para la existencia del fenomeno Chavez, no le da licencia a un presidente, para secuestrar al pais a un callejon sin salida.Algún dia vamos a tener que devolvernos, como lo hizo Europa oriental despues de 50 años!
Mientras tanto vamos en la misma direccion a Norcorea y Cuba.
Habrá petroleo despues?

Lycette Scott dijo...

AQUÍ MI GENTE VOY A OMITIR COMENTARIO AL RESPECTO, PORQUE CUMPLLI CON PUBLICAR UN ARTÍCULO QUE ME PARECIÓ BASTANTE APROPIADO...EL DEBATE QUIERA ABIERTO PARA UUSTEDES

Publicar un comentario

Este es un espacio libre, en el cual puede expresarse a gusto y placer, por favor, conserve el buen vocabulario y el respeto hacia la autora y/o los demás lectores.
¡Muchas gracias!
Bienvenid@