26 de octubre de 2007

La justicia en Brasil

El otro día me dejaron un comentario para que por favor difundiera este asunto y considero importante hacerlo, para ello me tomé el atrevimiento de copiar el post original que conseguí en el blog brasilero Só Verdades:

"Informe del accidente de Flavia y situación del proceso.

=====================================

Envía un Mail para la embajada del Brasil en tu País y habla de la injusticia que los tribunales do Brasil están cometiendo con esta niña.

Gracias. Viva la solidaridad entre los humanos.

6/1/1998 – FLAVIA SOUZA BELO, que por entonces tenía 10 años, sufre un grave accidente cuando su cabello es succionado por la rejilla de la piscina del condominio en el donde vivía con la madre y el hermano de 14 años, en el barrio de Moema, en San Pablo, Brasil. Flavia tuvo un paro cardiorrespiratorio y desde entonces está en coma vigil, estado que, según los médicos, es irreversible.

Odele Souza, la madre, procesó al condominio Jardim da Juriti, a Jacuzzi do Brasil, fabricante de la rejilla, y a AGF Seguros, aseguradora del condominio. Al condominio, porque cambió el equipo de la piscina sin asesoramiento técnico, instalando en reemplazo del anterior un equipo de succión SOBREDIMENSIONADO en un 78%. A Jacuzzi, fabricante de la rejilla, porque no alertó en sus manuales sobre los riesgos de la instalación de un equipo que no guarda proporción con el tamaño de la piscina, y a AGF Brasil Seguros porque no pagó, cuando se le solicitó, el seguro mantenido por el condominio, haciéndolo sólo un año y ocho meses más tarde, sin intereses ni actualización monetaria.

A lo largo de estos casi nueve años que se lleva tramitando la causa de Flavia en la justicia paulista, hubo dos juicios. En ambos se concedió una indemnización que Odele consideró de monto muy pequeño, teniendo en cuenta la gravedad del accidente que sufrió Flavia. Odele apeló las dos sentencias y, pese a que se anexaron a los autos laudos de peritajes hechos por peritos designados por la justicia, en los cuales se constató el SOBREDIMENSIONAMIENTO del equipo de succión de la piscina, cuya rejilla succionó el cabello de Flavia, y pese a que ya hace casi diez años que ella vive en coma vigil, los responsables por el accidente todavía NO HAN SIDO CONDENADOS a pagar la indemnización solicitada. Actualmente, Odele trata de divulgar el caso, con lo que espera poner de manifiesto la falta de respeto a los derechos humanos de su hija. Espera también la CONDENA EJEMPLAR de los responsables por el accidente que sumió a Flavia en estado de coma por el resto de su vida.

En el blog FLAVIA, VIVENDO EM COMA


Odele protesta por la lentitud de la justicia brasileña en otorgar a Flavia la indemnización que le corresponde por derecho y alerta en cuanto al peligro que acecha en las rejillas de piscinas, que por no estar sujetas a reglamentación específica siguen ocasionando accidentes gravísimos e incluso fatales en todo el mundo, como se ha revelado en muchas oportunidades en el blog de Flavia. En su mayoría, las víctimas son niños.

========================"

5 comentarios:

guayoyo dijo...

sin ir tan lejos, aquí en Puerto la Cruz, un niño murió en las mismas circunstancias, es decir, succionado por una rejilla de una piscina....
por lo visto es mundial el tema de que la justicia tarde tanto en ese tipo de homicidios culposos.

que lamentable....

Acerina dijo...

:-(

★ Gabriela ★ dijo...

Dios que injusticia....no nos dámos cuenta lo indefensos que somos hasta que nos toca una situación como esta ....por que será tan difícil en nuestros países latinos luchar por lo justo ante los entes superiores???

Odele Souza dijo...

Te agradezco por este post divulgando el caso de mi hija Flavia y la lentitud de la justicia brasileña en CONDENAR los responsables por el accident.

Muchas gracias. Un abrazo.

Lycette Scott dijo...

Guayoyo no tenía idea de eso que comentas, es decir que esto es más común de lo que parece.
Acerina Una historia muy triste, me conmovió profundamente.
Gabriela Ay amiga, buena pregunta, de verdad que es muy triste todo esto.
Odele Nada que agradecer, siempre a la orden para echar una mano a quienes lo necesiten y en lo que se pueda

Publicar un comentario

Este es un espacio libre, en el cual puede expresarse a gusto y placer, por favor, conserve el buen vocabulario y el respeto hacia la autora y/o los demás lectores.
¡Muchas gracias!
Bienvenid@