4 de agosto de 2006

Oscuridad

Te soñé como una , como una que casi me consume, un de muchos años que atravesó mi cuerpo. En mi sueño tenías el poder de mil , la sangre de la mujer traicionada y la frialdad de la serpriente frente a la presa, eras grande en él, porque lo fuiste en mi.
Tu hielo se adhirió a mi y chupaste mi sangre...aprendiz de sanguijuela, yo tuve a bien entregarme por completo, sin complejos, sin dudas,
ante tí y cuando me hallaste así, supiste arrancar mi piel, dejando sólo músculos y sangre, huesos resquebrajados, torrente, glóbulos, órganos latientes y expusiste tu obra de arte ante todos en una galería de ciegos, todos con visiones, con opiniones, escudriñaron mi , bebieron mis palabras, me acercaron al calor con intención de secar mis líquidos, mis fluidos y poco a poco se fueron retirando a disfrutar su festín, hicieron su digestión y habiéndome desechado, durmieron su ignorancia en la oscuridad de guerras y cementerios, allí me dejaron tranquila reposar mis ansias, restaurarme a la luz de cien lunas que derramaron rocío sobre mis sienes, desperté de pronto en paz, en calma y en silencio, como la lechuza después de una noche de caza, giré mis ojos y al buscarte descubrí que sólo fuiste un corte pasado que derramó sangre inocente al filo de su navaja, sin llevarse consigo una sola libra de mis carnes, volví a mi tumba, renací del foso en el que pretendiste enterrarme, te seguí, te busqué, atrapé tu diez vecez en mi carcel de indeseados y dejé la noticia correr como pólvora en las calles, vinieron pronto los mendigos, los malvados curiosos, los de cuello blanco disfrazados, gente de tu raza a comerte en vida, pidiéndome que te exhibiera, pero no lo hice porque, para tu verguenza, el perdón me llovió como ríos de benignidad y en el camino lavó culpas y penas, se confundió con lágrimas, trajo paz y amaneceres, permitiéndome liberarte para que caminaras por el mundo a solas... con tu remordimiento.

Lycette Scott

11 comentarios:

josedomingo dijo...

Excelente reflexión. Me gusta mucho cómo escribes.
Te invito a mi blog:

http://equilibrioradical.blogspot.com

digler dijo...

le dejaste lo peor (y bien merecido) andar con el remordimiento a cuestas

protheus dijo...

Doctora: esto no se trata de su primer caso profesional, ¿verdad? jajaja.
No, mentira. Lycette: Isabel Allende, deja de leerla, que te vas a poner cuaima. Me recordaste a la Streep (nunca leí el libro completo) en su papel con el tipo aquel maluco-sabrosón que a tantas féminas atrae.

Rita dijo...

Hola! Muy buena reflexion. Saludos.

Andrea Podesta dijo...

Hey nena , la verdad me gusta mucho tu blog, me divierte, hace poco que descubrí este mundo y por lo visto ya tengo abogada que me defienda!!! es bueno saberlo, okey, este mensaje era para que sepas que aca estoy en algun lado del mundo!!!
Besos y suerte

CABINA AÉREA dijo...

suuuuusto negrita, demasiado heavy

Oswaldo Aiffil dijo...

Sigo metido en la trama Lizzy! El no te merecía y se lo hiciste saber de la mejor manera, porque como bien dijo nuestro adorado amigo Rubén Blades, "las cuentas del alma no se acaban nunca de pagar". Excelente relato, uno queda con ganas de mas, y mas, y mas. Seguro que esa musa no terminó alli, hay cosas que contar de antes o después. Me gustó mucho. Un beso

principemestizo dijo...

cool!!! tu si sabe mcuhcahcita, jejjej

Lorenna dijo...

Sólo los de alma grande saben perdonar.. Hermoso Lycette.. Un beso..

Acerina dijo...

¡Woooooow!

¡Que estilo!

Magnánima... no necesitas castigarlo, su castigo es tener que vivir consigo mismo...

Lycette Scott dijo...

José Domingo Gracias, con gusto pasaré por allá.
Digler así es mi amigo.
Protheus jajajaja tranquilo que no tiene que ver nada con ser cuaima...Por cierto, doctor es usted mi querido, a mi me falta mucho para eso.
Rita Gracias, saludos para tí también.
Andrea bienvenida por acá siempre es un placer tener nuevos lectores, un gran saludo.
Cábina que fino que lo perciben así
Oswaldo Que gran frase me has dejado en este comentario, voy a colocarla en mi nick de msn. Un abrazo.
Príncipe Me alegra mucho que te gustara.
Lorenna Gracias miga...un abrazo.
Acerina Me sonrojas mana...que bueno que te gustara

Publicar un comentario

Este es un espacio libre, en el cual puede expresarse a gusto y placer, por favor, conserve el buen vocabulario y el respeto hacia la autora y/o los demás lectores.
¡Muchas gracias!
Bienvenid@