21 de agosto de 2010

¿Por dónde comenzar la reconstrucción de un país?

Una pregunta difícil de resolver, pero vamos a los hechos: Venezuela es un país en crisis, lo que considero una realidad innegable. Visto que nos encontramos en tal situación ¿qué podemos hacer para mejorar este país? En mi opinión, el punto de partida se encuentra en un cambio social, y con ello no quiero referirme a un asunto político en sentido estricto, sino a un asunto personal.
Indudablemente la reconstrucción de un país en crisis debe comenzar por su sociedad, por una toma de consciencia que lleve al colectivo a cambiar su forma de actuar diariamente y eliminar esos mitos que se toman como ciertos de tanta aplicación. En este sentido, es necesario que todo individuo de “a pie” deje de culpar a factores externos de todo lo que sucede: “la culpa es de nuestros gobiernos” ¿realmente es así? Es indudable que en toda situación de crisis nacional los gobernantes tienen una alícuota de culpabilidad bastante grande, pero en el caso venezolano, esa alícuota es compartida con los ciudadanos.
Es necesario entender que nada tiene una salida fácil en esta vida, que es necesario trabajar para conseguir lo que se quiere, que es importante inculcar valores a los hijos, para lo cual por supuesto, es necesario tener valores nosotros mismos, se debe partir de la base de que es necesario adquirir conocimientos y educación, de que no es bueno botar el papelito en la calle, comerse la luz en los semáforos, insultar al que tenemos al lado.
Pero una de las cosas primordiales que debe tener la ciudadanía para reconstruir un país, es el sentido de pertenencia, el amor por lo suyo, porque nadie trabaja para mejorar algo que no ama. Otro factor importante está en no asumir como algo 100% cierto que todo está mal y no hay nada que pueda hacerse para mejorarlo, por el contrario, si algo está mal hay que buscarle la vuelta. Un país con mejores ciudadanos tendrá mejores gobernantes, pero será también mejor por sí mismo, porque sus habitantes se dedicarán a cuidarlo.

3 comentarios:

Oswaldo Aiffil dijo...

Totalmente de acuerdo mi Liz, todos tenemos que aportar algo, desprendernos de algo, sin esperar nada a cambio, tan solo por amor a los demás, a lo que somos como pueblo. No todo está perdido, pero definitivamente tenemos que romper el molde actual y rehacerlo con cariño. Claro que se puede!

Lycette Scott dijo...

Creo sin duda que eso es lo que deberíamos hacer pero bno es tan fácil, esas cosas a la gente no le gustan, es más facil esperar que los demás hagan todo por nosotros

LuisBond dijo...

¡Lyc! Qué bueno tenerte de vuelta por acá, tenía tiempo sin pasar y veo que le hiciste un extreme make over a tu blog jeje. ¿Cómo reconstruir un país?, joer, difícil pregunta. Como están las cosas, creo que es difícil no sentirnos un poco desmoralizados, pero la esperanza es lo último que se pierde y a veces toca hacer de tripas corazón y luchar... ¡Un abrazo!

Publicar un comentario

Este es un espacio libre, en el cual puede expresarse a gusto y placer, por favor, conserve el buen vocabulario y el respeto hacia la autora y/o los demás lectores.
¡Muchas gracias!
Bienvenid@