11 de mayo de 2015

Es esto

Es esto,
amar hasta la noche que se instaló en tu mirada cuando oscureció,
ser un insecto invisible que cuenta con pasos la distancia que lleva de tu pubis a tu cuello,
morder tu muslo generoso, enredadera que envuelve mi espalda en el lecho,
acostarme en tu palma y besar las líneas de tu destino maltrecho,
llamarte en la ignorancia de tu espalda que desconoce este momento,
bañarme en la miel de tus ojos que endulzan como el mejor caramelo,
morirme en la sed de mi cama que te quiere esconder en este silencio,
penetrar tus cavernas, empaparme de tu humedad sempiterna,
besar el destello de luz que emana de tu ombligo diminuto, quemando como el hielo,
reflejarme desnuda en tu sonrisa de nácar, collar de piedras perladas,
morirme en la hendidura que atraviesa tu espalda y recorre mi deseo,
acariciar tu boca que se abre lentamente como una flor, cuando se entrega al beso,
retozar en tu cuerpo moribundo que va en retroceso para que la primavera muera, dejando paso al invierno,
deslastrarme de las armas que encierra tu pelo, la red que se cierne en mi alma, hebra a hebra,
colorearme un arcoiris en el momento de caer por tus cejas,
retozar en tu viente que dará a luz el estupor de una sensualidad insatisfecha,
ahogar tu gemido en el mar salado que habrá de parir tu orgasmo cuando menos lo esperas.
Algo más, fallecer ante el cementerio de tu corazón silencioso, al que no alcanza el lenguaje de mis señas.

Lycette Scott

1 comentario:

Oswaldo Aiffil dijo...

Belleza de poema mi Liz...

Publicar un comentario

Este es un espacio libre, en el cual puede expresarse a gusto y placer, por favor, conserve el buen vocabulario y el respeto hacia la autora y/o los demás lectores.
¡Muchas gracias!
Bienvenid@